Mujeres que me inspiran. Vivir con amor y luz

Fui una adolescente sin ídolos. Recuerdo que mis compañeras de clase tenían a su artista, músico o futbolista favorito. Yo no tenía a nadie y a veces me sentía extraña por esa falta de pertenencia a un grupo que hablaba de logros y vida ajenas. Llené las paredes de mi habitación con todos los pósters que había en las revistas, ni con esas se colaba nadie en mi interior. No encontraba a esas mujeres conocidas que me inspiran ahora, pero llegaron.

Pasaron los años, entré en la universidad y lo mismo. Voy por momentos, igual un mes no dejo de escuchar a un grupo que después me paso años sin oír uno de sus acordes. Quizás la historia de Harry Potter fue lo más parecido a mi ídolo, ni siquiera su autora. Sin embargo, desde que busqué con más fuerza mi voz sí que me di cuenta de que hay mujeres que me inspiran y que llevan conmigo de la mano durante años sin que ellas lo sepan.

También he sido consciente de que esa falta de ídolos está muy unida a mi resistencia a comprar filosofías ajenas. Ojo, que en algún charco me he metido pero poco me ha durado el enamoramiento. Y la verdad, me siento muy orgullosa precisamente de que, antes o después, sea mi criterio el que prevalece y no el que me quieren vender.

Nunca he entendido la envidia, aunque no puedo negar que en más de una ocasión he sucumbido a ella. Prefiero preguntarme <<¿qué han hecho ellas para conseguir eso con lo que yo sueño>>. Cuidado, una cosa es buscar inspiración en unos pasos y otra muy distinta intentar plagiar un camino; eso no funciona.

Las mujeres que me inspiran tienen varias características comunes: determinación, fuerza, personalidad, confianza y respeto.

¿Quieres conocerlas?

Estas son las mujeres conocidas que me inspiran

Cristina Mitre; periodista y podcaster

A Cristina la conocí gracias a mi pasión por el running. Pocos meses después de terminar mi licenciatura en Traducción e Interpretación y estar vendiendo tazas de váter en el negocio familiar (de esta época te hablaré en otra entrada), mi tío Rober me regaló su libro Mujeres que corren. Desde entonces no he dejado de seguirle la pista ni de escuchar su podcast.

Ella habla muy claro y directo, como sobre su ataque de estrés o la no maternidad. He seguido sus pasos por redes muy de cerca y esa fuerza y empuje que transmite a mí me traspasa. Es pura motivación y realidad, y estoy muy de acuerdo con ella en que necesitamos cambiar muchas conversaciones. Como el liderazgo o la competitividad femenina, las palabras crueles que se vierten en redes o la ambición profesional.

Precisamente su naturalidad me ayudó a ver más allá en un momento muy oscuro. Creo que no todo el mundo es consciente del poder que tiene la comunicación. Hablar sin tabúes puede darle la mano a alguien que piensa que si no es perfecta, no podrá alcanzar X meta. Todavía me desbordan las lágrimas cuando recuerdo el flotador que fue Cris en esa etapa sin ella saberlo.

He tenido el placer de coincidir con ella en dos eventos. En el primero no fui capaz de contarle todo lo que me había ayudado porque no paraba de llorar, en el segundo mi sonrisa lo decía todo.

Sueño con poder entrevistarla para mi podcast. Y sé que algún día lo conseguiré porque si algo me inspira Cris es a no rendirme.

Laura Chica; psicóloga y coach

El nombre de Laura Chica lo oí por primera vez en mi último trabajo por cuenta ajena y desde entonces se ha quedado en mi vida. Ella brilla con luz propia y es tan generosa que ayuda a los demás a que saquen toda su luz. Me demuestra cada día que respetarse, quererse y elegirse primero no es egoísmo, es amor puro.

También muestra su vulnerabilidad y cómo abrir el corazón al mundo no es síntoma de debilidad, sino de fortaleza. He tenido la suerte de hablar con ella por redes, incluso que me dé feedback de mi podcast, espero que pronto esa barrera virtual la podamos romper. Y por supuesto, entrevistarla.

Su libro Pon un coach en tu vida fue el primero que leí. Después llegó Tu futuro es hoy y 365 citas contigo. Ella es inspiración en sí misma y sus palabras, magia. Un espejo en el que ver que se puede ser dulce y fuerte al mismo tiempo.

Elizabeth Gilbert; escritora

Seguramente te suene por su libro Come, Reza, Ama; olvídate de la película 😉 Su historia personal y la forma de entender la escritura, me empujan. Escribir para ella es mucho más importante que ella misma; y hasta que no lo escuché de boca de otra persona, no dejé de pensar que algo no iba bien en mi cabeza.

Es un ejemplo de cómo podemos reconstruirnos, equivocarnos y seguir caminando. Me maravilla su forma tan «sencilla» y natural de contar la historias, de hacerme partícipe, de sacar ese poder interior que a veces duerme.

María Fornet; psicóloga y escritora

Con María fue flechazo a primer texto. No recuerdo quién me la recomendó pero sí dónde estaba cuando leí ese mensaje directo de Instagram; en una librería. Allí mismo encargué su libro Feminismo terapéutico y desde entonces, no he dejado de seguirle la pista.

También he hecho su programa El Faro, del que solo puedo hablar maravillas. Fue una buena sacudida durante la cuarentena que me ha llevado a tomar muchas decisiones, algunas de ellas, dolorosas. Mi último contacto con su pluma ha sido Las mujeres de la familia Medina, una novela espectacular que verás muy pronto en el podcast.

María es un baño de realidad y motivación. Habla muy claro y te hace espabilar si la escuchas con atención. Me ha enseñado a ver cómo no estaba valorando mi trabajo y ponía todas las excusas posibles para venderme.

Cuenta la verdad sin medias tintas; sin trabajo, foco y esfuerzo no hay Universo ni milagros que te lleven a destino; eso no implica que no puedas vivir tu propia espiritualidad. Su podcast está cargado de píldoras sobre el mundo y la visión de género; igual que su newsletter.

Hemos hablado por redes y la siento tan cerca como si el café me lo estuviera tomando con ella.

Frida Kahlo; pintora

Al año siguiente de terminar la universidad, estaba paseando por Granada con unos amigos. Había una feria del libro y uno de ellos compró un libro ilustrado sobre Frida. Nunca antes había escuchado su nombre, pero la curiosidad fue más fuerte.

He alucinado con su historia personal y artística; cómo teniendo la vida de espaldas, ella la puso de cara. Para mí es un ejemplo de constancia, lucha y una creatividad desbordante. Una mujer que podría haber optado por el papel de víctima y prefirió calzarse el de guerrera.

Tengo una lámina con su silueta junto al ordenador y los días en los que veo más negro que blanco, pienso en que mi camino no tiene tantas piedras y que si ella pudo conseguir la cima que soñó, yo puedo conseguir la mía.

Ana Albiol; antes maquilladora, ahora experimentando la V.I.D.A.

Descubrí a Ana por el maquillaje pero no me conquistó por su arte con el pómulo. Me fascinó ver cómo se abría en canal en redes, incluso aunque la cosieran a críticas. Seguir su camino y la transformación tan espectacular que está viviendo es un regalo. Porque no solo enseña los focos, también la mierda.

Para mí es una valiente; un culo inquieto, como dice ella, que da mucho amor y verdad. Insta al autocuidado, al no vivir una vida sin sentido, a no querer meternos en corazas que merman la libertad, a que cambiar de opinión es necesario y muy sano.

Dejar el mundo del maquillaje estando en la cresta de la ola, contar su paso con la depresión y otro montón de temas más; la convierten en uno de esos ejemplos que empujan a volar. Un vestigio de su inspiración en quien soy es la palabra A.M.A.R.

Ella recoge los valores que le hacen de guía en V.I.D.A. y a mí esas siglas me inspiraron a crear las mías, A.M.A.R. Hasta entonces siempre tenía que detenerme a pensar cuáles eran esos valores que yo sentía pero que demasiadas veces, con la emoción del momento, perdía de vista.

Llevo años pronunciando la misma frase cuando me preguntaban por la pareja, por el trabajo, por la vida en general: <<tengo mucho amor que dar>> y así se fusionaron ambas ideas.

Al recogerlos en A.M.A.R. (pronto te cuento con calma aunque ya puedes ver un trocito de lo que significa en el apartado Conóceme) he conseguido que sean un faro que no se apaga por mucha tormenta que quiera cegar.

Ojalá el día que saque su libro, pueda estar también en mi podcast 🙂

Virginia Woolf; escritora

Si encontrase un genio y me concediese tres deseos; uno de ellos sería poder tomarme un té con Virginia Woolf. Una referente feminista, una luchadora que hablaba fuerte para su época a través de obras como Una habitación propia.

Una de sus frases la llevo grabada en el alma.

“La verdad es que escribir constituye el placer más profundo, que te lean es sólo un placer superficial”.

Esta frase me la repito en cada momento de bloqueo literario, cuando el miedo a exponerme a través de las letras me deja sin respiración.

Aunque no tuvo un final feliz, para mí ella es coraje, constancia e inteligencia. 

Michelle Obama; abogada, escritora y primera dama de los Estados Unidos de 2009 a 2017

Descubrí a Michelle Obama al llegar a la Casa Blanca. Nunca me ha interesado demasiado la política porque al final las conversaciones terminaban siendo carnicerías verbales de las que no se sacaba nada. O más bien prefiero no hablar de estos temas con quienes sé que no hay forma de compartir ideas, de pensar diferente y seguir tomándonos esa cerveza.

Cada pequeño gesto que conozco de ella, es un pedacito más de admiración. Cuando la escucho hablar es imposible no contagiarme de su motivación, de su fuerza. Si no sabes mucho de ella te recomiendo el documental Mi historia de Netflix. Yo tengo pendiente de leer su biografía.

El empuje que está promulgando Michelle es sobrecogedor. Necesitamos más ejemplos de mujeres líderes y seguras de sí mismas. Porque como recogí en mi última newsletter la frase de la activista Marian Wright Edelman:

«No puedes ser lo que no puedes ver».

Las mujeres que me inspiran y tengo cerca

Tengo la suerte de estar rodeada de una familia de mujeres fuertes y chocarme muchas veces con ellas, ha conseguido que yo sea más independiente y segura de los sueños que quiero alcanzar. No coincidimos en muchos aspectos de la vida, pero el amor y la luz siempre son más fuertes. 

También tengo amigas que son diamantes, mi familia elegida, y que a guerreras no les gana nadie.

Esas mujeres que están en mi vida son mujeres que me inspiran cada día. Me demuestran que la constancia, el sacrificio, la confianza y el respeto hacia nosotras mismas; es la mejor pócima mágica para vivir con sentido y alegría.

Se puede recorrer el camino de muchas formas, yo prefiero hacerlo con ellas.

Llenas de AMOR y LUZ 💛

¿Quiénes son las mujeres que te inspiran?

Te leo en comentarios.

*Este post contiene enlace de afiliados de Amazon. Te invito a comprar siempre los libros en las librerías de barrio pero si decides que prefieres hacerlo a través de Amazon, adquirirlo con los enlaces que te proporciono me ayuda a monetizar el blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

💛️ También te podrían gustar las siguientes entradas:

Behobia: Cuando crees que no eres capaz

[caption id="attachment_387" align="aligncenter" width="640"] Creer en ti siempre es la mejor opción[/caption] Escribo desde la cama porque las agujetas de ayer en la Behobia no me dejan ni sentarme. Los 20 kilómetros de esta carrera son una vida misma. El torbellino de emociones, lágrimas y dudas quiero compartirlo porque si yo pude cumplir un reto vosotras también. Cómo empezó la locura de mi Behobia Hace unos años quise correr la Behobia pe ...
Quiero leer más

Una confesión entre tú y yo

A ti querida amiga, te quiero hacer una confesión. Contarte un secreto que me ha estado agujereando el alma y me la ha dejado retorcida. Estos meses van a ser una revolución por completo en mi vida, en 29 días dejo mi trabajo. He tocado fondo.  Después de sentir que no me han tratado con la dignidad que se merece una persona, he tenido que decir basta. Porque es cierto que como me pedían podía aguantar más pero yo ya no ...
Quiero leer más

Balance de 2018: Año viajero y con decisiones

balance del año 2018 Durante mucho tiempo tuve la impresión de que los años pares no eran los que más suerte me traían. Quizás porque eran años en los que tenía que tomar decisiones y no siempre es tan fácil como si el chocolate te gusta con almendras o sin ellas. Ahora con perspectiva, creo que no tengo quejas de 2018. Las sillas vacías siguen estando presentes pero lamentablemente ningún año podr ...
Quiero leer más

II carrera del circuito, Albolote, y un sol de justicia

carrera de Albolote Llueve. Mientras escribo llueve. Ayer sin embargo lucía el sol. Un sol que en algún que otro momento me hizo sufrir. No me gusta el calor. Mucho menos aún para correr. La carrera de ayer era de 10km, como la mayoría del Circuito Diputación de Granada salvo Baza y Guadix que son media maratón y la de mi pueblo que son 18,5km. Justo este año la de mi pueblo cae en mi cumpleaños pero no adelantemos acont ...
Quiero leer más